Seleccionar página

Eres de los de: “pide tu que yo no sé” cuando vas a un restaurante asiático a comer? Ponle fin a ese momento y empieza a disfrutar! Te damos los tips básicos para que sepas diferenciar un pad thay de un pho. Verás que incluso sabe más rico!

Este post podría convertirse en un libro ya que hay miles de platos típicos interesantes para comentar al detalle. Pero nos vasamos en un referente de cada país para que te vayas situando. Tambien te dejamos sugerencias de presentación por si decides probar de hacerlos en casa!

PLATO CHINO: de entre todos los millones de exquisiteces de manjares chinos que existen  escogemos el HOT POT por ser el clásico más divertido a parte de rico. Sería algo así como una fondue donde uno mismo se cocina los alimentos que desea (consisten en verduras, carnes, setas,….. En la mesa hay un montón de ingredientes crudos y salsas y la “fondue” con una base de caldo que se mantiene caliente a través de un sistema de brasas a fuego lento. Cada uno se cocina su elección de ingredientes dentro del caldo. Si aciertas el restaurante el resultado es exquisito!

Para la presentación de este plato te sugerimos el plato hondo de caña de azúcar.

PLATO VIETNAMITA: el PHO es nuestro favorito y lo vas a encontrar siempre en cualquier restaurante vietnamita. Es una sopa de fideos elaborada con brotes de soja, salsa hoisin, verduras, la tradicional viene con carne pero hay un sinfín de opciones vegetarianas. En Vietnam le añaden mucho picante, pero en los restaurantes europeos se suele dejar a gusto del consumidor.

El pho lo presentaríamos en uno de estos prácticos bols ecológicos

PLATO THAILANDÉS: El Pad Thai, es un plato genial porque suele gustar a  todo el mundo, aquellos menos aventurado a probar  sabores desconocidos suelen decantarse por este plato por que a pesar de ser sabroso y de tener un sabor característico tiene un punto neutro que lo convierte en apto para todos los gustos. El plato consiste en: fideos de arroz salteados con huevo, todo en wok, se le añade salsa de pescado y tamarindo cacauetes troceados, cilantro y la opción suele estar entre carne, camarones o verduras. El toque final se lo da la salsa picante y una rodaja de limon exprimida. La textura es una genialidad!

La presentación del pad thai queda genial en las bandejas de cartón en color negro o en color Kraft que además son geniales para Take away.

PLATO JAPONÉS: Sopa Miso. La encontrarás en cualquier restaurante japonés, es ideal como entrante para quitar el frio y se conoce que es sanísima. El miso es una pasta obtenida de la soja y fermentada con sal. Hay muchos tipos de miso. Los ingredientes básicos son el dashi que es la base de la sopa y el miso y suele ir acompañada de algas y tofu. En algunos lugares añaden otros ingredientes como verduras, fideos, ….. La sensación que se le queda a uno después de una taza de Miso es que ese plato resucita a un muerto ?

La sopa miso quedará fantástica en estos bols de inspiración Thai

PLATO COREANO: Ya hemos hablado del kimchie en otra ocasión. Pero no podía faltar en esta lista. Es un plato muy saludable que consiste normalmente en repollo chino condimentado con sal, pasta de pescado y pasta de chile y salsa de pescado dejado fermentar. La base del kimchie también puede ser de otras verduras como el pepinillo o cebolla. Si vas a un restaurante coreano aunque no te llame la atención a simple vista no te lo puedes perder pues el sabor es único.

Estos botes son perfectos para presentar estas conservas

PLATO INDIO: Alguien dijo que las dosas estaban hechas por ángeles y nosotros lo reafirmamos. Este plato que suele ser el desayuno o la comida diaria de una gran parte de india es exquisito. Consiste en una especie de crêpe enrollada que contiene cebolla, patatas, cilantro, chutney de coco, todo especiado y con un toque picante y se acompaña de arroz y lentejas. Quita el sentido!

Presenta tus dosas en estas bandejas de hoja de palma

Como decíamos podríamos incluir muchos platos imprescindibles más pero si empiezas con estos probablemente te enganches suficiente como para querer seguir descubriendo por ti mismo. Bon apetite!