Seleccionar página

Cuando fundamos el blog ya advertimos que de vez en cuando os ilustraríamos con definiciones y aclaraciones de nuevos términos y conceptos que van surgiendo y que nos suenan de oído pero que no acabamos de entender exactamente en qué consisten.

En esta ocasión hemos hecho un poco de búsqueda por internet sobre un término que viene sonando últimamente y que ya va siendo hora de empezar a  entender de qué va. Se trata del

Slow food

Según Wikipedia Slow food (comida lenta) es un movimiento internacional nacido en Italia que se contrapone a la estandarización del gusto en la gastronomía, y promueve la difusión de una nueva filosofía que combina placer y conocimiento. Opera en todos los continentes por la salvaguarda de las tradiciones gastronómicas regionales, con sus productos y métodos de cultivo. El símbolo de slow food es el caracol, emblema de la lentitud.

La asociación Slow Food España (https://slowfood.es/) realiza en su página web la siguiente definición:  “nueva gastronomía” entendida como expresión de la identidad y la cultura. Defiende el placer vinculado al alimento, reflexiona sobre la educación del gusto y el derecho al disfrute con un nuevo sentido de responsabilidad, teniendo en cuenta el equilibrio con el ecosistema, la defensa de la biodiversidad y el compromiso ético con los productores.

En cuanto a su origen hemos encontrado este artículo de la web de muy interesante (http://www.muyinteresante.es) que afirma lo siguiente:

El Slow Food surgió en Italia, cuando en 1986 se inauguró una filial de la cadena de comida McDonalds junto a la gran escalinata de la Plaza España de Roma. Algunos periodistas de los diarios locales organizaron una manifestación celebrando un largo festín para protestar contra la comida rápida e industrial. Como réplica a la tendencia fast food (comida rápida), decidieron que era necesario promover la lentitud en la comida, los productos naturales, las recetas locales, y el deleite en el sentido del gusto, sin prisas. Uno de sus objetivos es salvaguardar el patrimonio alimentario de la humanidad. El movimiento se ha ido ampliando, y hoy está presente en más de 130 países de los cinco continentes. En 2004, la FAO reconoció oficialmente a Slow Food como organización sin ánimo de lucro e instauró con ella una relación de colaboración.

Por tanto, Según entendemos nosotros Slow Food vendría a ser aquella tendencia nacida en Italia en 1986 que contempla la combinación gastronómica que relaciona la procedencia de los alimentos con la calidad y la manera de cocinarlas.

Aquí te proponemos unos cuantos de nuestros artículos de nuestras colecciones más ecológicas para que te inspires para la elaboración de tu propio slow food: