Seleccionar página

Ya está aquí….. el espíritu de la (anti)navidad

La sociedad se encuentra dividida en dos tipos de individuos:

– los románticos, enamorados de  la mágia de la Navidad.

– Los que detestan la Navidad. A estos podríamos llamarles cariñosamente: “Los Grinch”. Nos hemos dado cuenta de que estos son un grupo al alza así que hemos decidido hacer un análisis al respecto.

No tenemos ningún interés en qué la gente que es feliz en Navidad deje de serlo pero nos ha parecido interesante valorar y poner de manifiesto las dos opiniones.

 

Motivos para adorar la Navidad:

  • Comer mejor que durante el resto del año
  • Días festivos seguidos!
  • Tener noticias y hablar con gente querida con la que no hablamos durante el resto del año.
  • Es un buen momento para recibir aquel regalo caprichoso que no podemos permitirnos el resto del año.
  • Es bueno conservar las tradiciones y aunque el original sentido de la Navidad, ya no sea el que la promueve, la Navidad en si es una fiesta tradicional que no debería de perderse aunque podrían cambiarse algunas de sus costumbres.
  • La ocasión de ponerse las mejores galas y de disfrutar de lo lindo entre amigos la noche de fin de año.
  • Lo mejor y lo que de verdad le da sentido a la Navidad. El prisma con que la viven los niños. Hay algo más maravilloso y mágico que ver a un niño esperando a los reyes? (o al encargado de la región de traer los regalos,…..)

 

Motivos para odiar la Navidad:

  • Seguir el impulso consumista que nos hace tropezar con la misma piedra año tras año y gastar mucho más dinero del que convendría.
  • La falsa imagen que el cine ha grabado a fuego en el inconsciente de todos, de familias felices aparentemente perfectas alrededor de la mesa disfrutando de veladas idílicas llenas de paz, de amor y de felicidad indefinida, contrastan con una realidad muy distinta, protagonizada por familias de carne y hueso que sienten vergüenza propia y ajena cantando villancicos y sin olvidar que a menudo se discute y que muchas veces se bebe en exceso.
  • La Soledad. La gran protagonista en estas fechas si uno no tiene familia, o está lejos de casa o echa de menos a los que se fueron. La Navidad puede ser un período difícil y traumático para los que se ven obligados a pasarla solos. porque creemos que todo el mundo está disfrutando de la calidez y la cordialidad del seno familiar a pesar de que la realidad suela ser, cómo ya hemos dicho, muy distinto.
  • Las fiestas Navideñas incitan a las comilonas copiosas y exageradas que no solo nos engordan sino que además hacen que se se desperdicien toneladas de basura. Así mismo se cortan montones de árboles para ser convertidos por un corto período de tiempo en adornos Navideños para finalmente ser tirados en la calle porque pasadas las fiestas dejan de ser útiles en casa.
  • Y por último una de las cosas que cabe destacar son los millones y millones de pavos criados en condiciones pésimas y sacrificados para vestir las mesas de tradición Navideña.

 

Y hasta aquí los pros y los contras más destacables de la Navidad. Como contribución a evitar este útimo punto queremos ofreceros una receta de canelones vegetales como alternativa al pavo de nochebuena.

 

Canelones de calabaza y frutos secos con beichamel de gorgonzola.

Ingredientes:

  • 1 kg de calabaza
  • 20 placas de canelones
  • 1 puerro y 1 cebolla
  • 50 gr de nueces y 50 gr de pasas
  • 100 gr de queso gorgonzola
  • 80 gr de queso parmesano
  • beichamel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Pimienta

Cocinamos las placas de los canelones según las instrucciones del fabricante. Cortamos a trocitos la cebolla, el puerro y la calabaza recordando siempre retirar las pepitas y los hilos del medio. Añadimos en una olla grande donde quepan todos los ingredientes bien repartidos. Cocinamos hasta que queden las verduras tiernas, salpimentamos y añadimos los frutos secos cortados en trocitos.

Rellenamos las placas de los canelones con el resultado de las verduras y los frutos secos y vamos colocándolas en una bandeja apta para horno, previamente untada con un poco de mantequilla.

Ponemos la beichamel en una sarten y añadimos la gorgonzola a fuego lento para que se vaya integrando. Le da un sabor increíble.

Una vez colocados todos los canelones en la bandeja añadimos por encima la beichamel de gorgonzola bien repartida y esparcimos por encima el queso parmesano para que se gratine. Ponemos al horno durante 15 minutos a 180º Lo acompañamos con un buen vino tinto y a disfrutar de la nochebuena. A ver quien se acuerda del pavo!

Felices Fiestas!

Y no te olvides de curiosear entre nuestras bandejas de madera con papel de horno perfectas para cocinar estos increhibles canelones